El Trauma

Lo que los obreros transculturales deben saber sobre el trauma, TEPT y IEIC

 

Usted podría mirar el título de este artículo y decir: “Como obrero transcultural he experimentado algunas cosas traumáticas pero ¿qué son el TEPT y el IEIC?” ¿El trauma afecta a los niños así como afecta a los adultos? ¿Y qué de aquellos que ayudan al traumatizado? ¿Hay algo que se pueda hacer para ayudar a prevenir problemas graves después de un trauma? Veamos estos temas a continuación.

¿Qué es el trauma?

Las personas que responden con un miedo intenso, impotencia u horror cuando se enfrentan a algo que implique una amenaza de muerte o lesiones graves hacia ellas mismas o hacia otros han experimentado un trauma. Podría ser algo que la persona realmente experimentó por sí misma o algo que presenció.

Aunque esto puede sucederle a cualquier persona en cualquier parte del mundo bien sea por un accidente, agresión, violación, etc., es más probable que los obreros transculturales que viven en ciertas culturas tengan tales experiencias y menos probable que tengan a su alcance a alguien que sepa cómo ayudarlos en momentos cruciales. Los obreros transculturales son, con frecuencia, más propensos a experimentar conflictos como los de la guerrilla, golpes de estado y evacuaciones. También es más probable que vivan en zonas donde los desastres naturales como tifones, terremotos y erupciones volcánicas, ocurren con frecuencia. Además, es posible que sobrevivan a epidemias como el cólera, la fiebre tifoidea o el paludismo. El terrorismo, el secuestro y la toma de rehenes son más comunes en entornos transculturales. Si estos obreros tal vez no experimentan el trauma de primera mano, es común que lo observen en sus amigos nacionales.

¿Qué es el TEPT?

Aunque casi todas las personas que atraviesan eventos como estos manifiestan ciertos síntomas durante una o dos semanas posteriores, algunos manifiestan muchos síntomas menores y más duraderos que no interfieren con el desarrollo normal de sus vidas. Sin embargo, algunas otras personas que experimentan traumas severos desarrollan lo que se conoce como el Trastorno de Estrés Postraumático (TEPT) y a continuación enumeramos sus síntomas.

- Experimentar nuevamente el evento traumático en la forma de imágenes o pensamientos recurrentes o sueños angustiantes, sentir como si el evento estuviera sucediendo de nuevo y reaccionar fisiológicamente a estímulos asociados con el evento o similares al evento.

- Evitar cosas asociadas con el trauma como conversaciones, actividades, lugares, personas o sentirse distante de los demás, incapaz de experimentar emociones e incapaz de recordar partes significativas del trauma.

- Experimentar síntomas propios de un aumento en el estado de alerta tales como asustarse fácilmente, no poder dormir, estar irritable o enojado y tener dificultad para concentrarse.

Estos síntomas pueden ocurrir inmediatamente al evento o aparecer meses o años después. Pueden durar unos pocos meses o muchos años. El TEPT también es llamado neurosis de guerra cuando le ocurre a personal militar en combate.

 

¿Qué es el IEIC?

El Interrogatorio de Estrés Incidental Crítico (IEIC) es un método que ayuda a prevenir el desarrollo del TEPT en alguien que ha experimentado un trauma. El IEIC consiste en una reunión de grupo estructurada, idealmente conducida por un profesional capacitado que se convoca entre 24 y 72 horas después del evento traumático o la crisis. Es necesario que transcurra un día para que el shock y el letargo desaparezcan y para que la gente descanse y atienda sus necesidades inmediatas. Luego de tres días, las personas comienzan a “aislarse” emocionalmente y a distanciarse del trauma. Desafortunadamente, debido a los problemas con los vuelos y las aerolíneas, las visas que se requieren, la falta de fondos, etc., es posible que los profesionales capacitados no estén disponibles para ayudar en el lapso de las 72 horas, por lo que quienes sí están presentes pero no directamente involucrados en la crisis podrían querer intervenir e intentar prevenir el TEPT. Estas son las pautas generales de una IECI que, generalmente, tarda dos o tres horas.

- Introducción. Explique el propósito del IEIC, discuta cuáles aspectos serán confidenciales y cuáles no, asegúrese de que sólo aquellos directamente involucrados en la crisis estén presentes y que todos los directamente involucrados estén presentes, brinde la oportunidad de hacer preguntas y oren juntos. (Si alguien no quiere participar, hágale saber que tal vez no necesite ayuda pero que su participación puede ser útil para otras personas del grupo).

- Historia. Si las personas involucradas se conocen bien puede omitir este paso. Por el contrario, si no son parte de un grupo preestablecido, es útil que cada uno de ellas comparta un breve testimonio personal, su historia familiar, antecedentes personales (educación, trabajo, matrimonio, hijos, momentos más felices, momentos más estresantes, fortalezas y debilidades).

- Hechos. Pida a cada miembro del grupo que cuente lo sucedido y qué papel jugó. Este paso puede abarcar cualquier cosa, desde observar impotentemente como alguien moría hasta sacar gente de los escombros y salvar sus vidas.

- Pensamientos. Pida a los miembros del grupo que compartan cuál fue el primer pensamiento que recuerdan les vino a la mente luego que dejaron de actuar de forma automática. Puede ser algo tan simple como preocuparse por una mascota o tan complejo como cuestionarse sobre el futuro de sus hijos si llegase a morir.

- Reacciones. Pida a cada persona que hable a un nivel más emocional sobre su experiencia. Tal vez podría preguntarle: “¿Qué fue lo peor de todo para usted?”

- Síntomas. Pida a los miembros que describan cualquier síntoma que hayan experimentado durante y después del evento, como trastornos del sueño, falta de apetito o falta de concentración.

- Luchas espirituales. Experimentar un trauma puede afectar la fe que las personas tienen en Dios o su concepto mismo de Dios. Hágales saber que está bien hacerse cuestionamientos sobre Dios. Tal vez quiera orar con ellos o incluso leer algunos de los Salmos que el rey David escribió mientras se cuestionaba acerca de Dios.

- Educación. Haga un resumen de la reunión y señálele a los participantes que los síntomas que están manifestando son normales para cualquier persona que haya experimentado estrés severo; luego, explíqueles algunas técnicas útiles para reducir el estrés. Hable brevemente sobre el TEPT y adviértales que las reacciones comunes al trauma son sentimientos de enojo, ansiedad, negación, depresión, culpa, dolor, tensión y problemas gastrointestinales.

- Referencia. Finalmente, anime a los participantes que estén experimentando problemas continuos a consultar con un profesional de la Salud Mental para que le ayude a manejar su Estrés por Incidentes Críticos (EIC), dado que usted sólo acaba de darle los primeros auxilios, no un tratamiento completo.

Los niños y el trauma

Los niños también se ven afectados por el trauma y necesitan atención al igual que los adultos. Padres, maestros, pastores y amigos de la familia pueden ser de gran ayuda para ellos.

- La presencia de adultos cariñosos y solidarios es la mayor necesidad de los niños traumatizados. Los niños se consuelan grandemente al saber que no los van a dejar solos, que alguien estará ahí para ayudarlos cuando sea necesario.

- Los niños necesitan saber suficiente información para sentir consuelo pero no demasiados detalles que puedan acrecentar el trauma. Dígales siempre la verdad a los niños; ocultarle los hechos sólo acarreará desconfianza más adelante.

- Al igual que los adultos, los niños necesitan ser capaces de procesar lo que les ha sucedido con otros niños de su edad. Así como los adultos, necesitan un facilitador presente, un adulto que los apoye y los ame.

La salud general de la familia influye en la gravedad del trauma que afectará al niño. Los niños de familias disfuncionales son mucho más vulnerables a los efectos de situaciones traumáticas.

¿El interrogatorio afecta a los colaboradores?

Sí. Quienes hicieron el interrogatorio deben ser interrogados. Dirigir un interrogatorio como el IEIC es una experiencia emocionalmente agotadora y es muy probable que cualquiera que lo haga experimente los mismos síntomas que ha escuchado de boca de los traumatizados. Por ello necesitan alguna forma de procesar lo que han experimentado, nuevamente, en un lapso de entre 24 y 72 horas. De lo contrario, estas personas podrían experimentar fatiga compasiva y volverse a su vez cínicos.

No se trata necesariamente de hacerles otra IEIC completa pero sí puede serles útil hablar de manera informal de lo que les ha pasado. Debería haber gente orando por ellos también. Deberían evitar programar otros eventos emocionalmente exigentes después de liderar la sesión interrogativa de modo que tengan tiempo para procesar lo que han vivido. De ser posible, es ideal que los encargados de los interrogatorios trabajen en pareja con otra persona para que puedan ambos reunirse luego y ayudarse a procesar las cosas mutuamente.

¿Qué se puede hacer para prevenir el trauma?

Su agencia debería tener planes de contingencia para abordar situaciones potencialmente traumáticas. Es necesario tomar decisiones con antelación sobre si se pagará o no el rescate, quiénes se trasladarán para ayudar a las personas en situaciones traumáticas, quiénes hablarán en nombre de la organización en tiempos de crisis, etcétera.

Por otro lado, usted debe saber cómo actuar para minimizar el peligro. Por ejemplo, debería saber dónde es probable que ocurran inundaciones repentinas y evitar esas rutas cuando vea nubes en las montañas. O, piense por un minuto, ¿de qué manera identifica usted su equipaje? Si usted le coloca algo como: “Dr. Jonathan Q. Smith, PhD, Director Ejecutivo, Importante Organización Internacional”, se está convirtiendo en un blanco mucho más atractivo para potenciales secuestradores a diferencia de si escribiera algo como: “John Smith, 123 The Lane”.

Asimismo, usted debe saber qué hacer si ocurre una situación potencialmente peligrosa. Por ejemplo, ¿qué hacer si ocurre un terremoto? Correr para tratar de escapar de un edificio hecho de ladrillos no es algo muy prudente. ¿Qué hacer si le toman como rehén? Esos primeros minutos de cautiverio suelen ser los más peligrosos y oponer resistencia, en medio de probabilidades tan abrumadoras, podría resultar en su asesinato.

Vivimos en un mundo caído y el trauma no siempre puede ser evitado. No obstante, si usamos los mejores recursos que tenemos a nuestro alcance y los recursos espirituales que Dios nos provee, podremos salir de la situación (hasta cierto punto) con algunas heridas pero sin ninguna baja.

Ronald Koteskey es Consultor de Cuidado Al Asociado de Ministerios Internacionales Nueva Esperanza. Este folleto forma parte de una serie y le invitamos a que hacer sugerencias de otros temas que le gustaría conocer a la siguiente dirección:

Ronald Koteskey, 122 Lowry Lane, Wilmore, KY 40390.

Teléfono: (859) 858-3436

Correo electrónico: This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Visite el siguiente sitio web para acceder a otros folletos de la serie:

www.crossculturalworkers.com

Este folleto puede ser reproducido, sin modificaciones y totalmente, para fines no comerciales, sin necesidad de permisos.